Antonio Dispara




El problema de no tener un domicilio fijo o un futuro claro supone el plantearse la vida de una manera muy distinta a la de saberse con un trabajo estable. una de las principales es el saber que en cualquier momento puede que haya que hacer una maleta y marchar a otro lado. Mi maleta es grande, casi un baul, pero no es la bolsa contenedora de Mary Poppins. Esta circunstancia, la de saberse con un pie en casa y el otro en el aeropuerto, choca de bruces con mi apego por los objetos. Me gusta cocinar en una olla de hierro colado pero no la voy a comprar porque si la tiene que tasar British Airways me va a costar 87€ llevarla a donde vaya, pero si me la compro en un mercadillo de segunda mano, después no me da pena dejarla en el mismo mercadillo porque realmente no habré perdido tanto. Para las cosas de la casa va bien este sistema, es lento pero reconfortante. El problema viene cuando se trata de fotografías.
Hace poco he empezado a hacer fotos en película, pero no tengo un laboratorio, ni un escaner de negativos, pero no me voy a comprar un aparato que vale 300€ y que no me lo voy a poder llevar a donde quiera que vuele luego.
Dándole vueltas a este asunto y con la inestimable ayuda de google, me da por hacer cosas como lámparas con alambres, cámaras de fotos de papel, o un escaner de negativos de papel. La foto de ahí arriba está sacada con mi Dirkon. Los negativos los llevé a revelar a la tienda de enfrente donde me cobraron dos euros y medio. Una vez en casa monté el chinforrio para poder escanear los negativos con la cámara de fotos. y poder trabajarlos con tranquilidad en la comodidad de mi ordenador (que a saber dónde lo voy a meter cuando me vaya de aquí).
Si quieres ver el resto de fotos pasdas por el escaner de papel echa un vistazo aquí. | By Antonio Saiz, 19:12

0 Comments:

Add a comment